16 dic

UN MOMENTO PARA LA ALEGRÍA; UN MOMENTO MÁS PARA EL COMPROMISO

La Fiesta de las Agrupaciones de Álava siempre es un espacio de encuentro entre compañeros y compañeras para compartir un día agradable, donde mezclamos la cultura y el arte del Territorio Histórico, en este caso del Valle de Ayala, con la celebración gastronómica.

También es un día de reafirmación de nuestro compromiso con una sociedad mejor, con más igualdad y solidaridad. En esto trabajamos cada día y lo hacemos asumiendo riesgos pero sobre todo extendiendo derechos y políticas sociales.

El compromiso que hemos adquirido en las instituciones alavesas y sobre todo hacia quienes nos dan su apoyo para que les seamos útiles, está dando resultados. Gobernar entre diferentes siempre conlleva su porción de responsabilidad y generosidad.

Pero sobre todo conlleva convivencia, serenidad, estabilidad y políticas para la ciudadanía.

Esto hacemos con el empleo, con las infraestructuras, con el turismo, y además lo hacemos llevando la política de diálogo, encuentro y pacto a otras formaciones políticas que no forman parte del Gobierno, pero que encuentran en el esa disposición.

Así venimos compartiendo la ley de leyes, la ley del presupuesto, lugar desde el que parten todas las políticas públicas y sociales.

Un espacio de convivencia, serenidad y estabilidad que también llega al País Vasco y que también encuentra un resultado positivo.

Podemos preguntarnos dónde estaríamos hoy en Álava y en Euskadi si los nacionalistas fueran sus únicos gobernantes. No es aventurado señalar que viviríamos en la tensión, en la exageración, en las ensoñaciones independentistas, en la bronca por un derecho a decidir, que en derecho quiere decir la autodeterminación, que estaríamos en los recortes.

No estoy inventando nada, ni señalando nada que no haya pasado. Ya vivimos el radicalismo nacionalista, también los proyectos de presupuestos con recortes multimillonarios.

Si Álava y Euskadi tuviera gobiernos solo nacionalistas, o condicionados por los acomplejados ante el nacionalismo, nuestra convivencia y estabilidad no estaría asentada.

En Álava y en Euskadi con los socialistas estamos recuperando libertad, respeto, reconocimiento y reparación con las víctimas del terrorismo, tolerancia en las relaciones personales.

Afortunadamente hoy estamos en otro escenario en el que los socialistas somos determinantes.

Álava está creando empleo y Euskadi también. Empleo de calidad que todavía tiene que mejorar más. Empleo de oportunidad para la autonomía económica de las personas, que tiene que crecer más.

Estamos recuperando inversiones públicas y empleo público.

El Gobierno Foral del que formamos parte se encarga como es su responsabilidad de todo el Territorio, así lo hacemos con este valle, así se refleja en estos hechos:

  • Rehabilitación de la Casa del Hortelano y el Casino de Llodio, con una inversión cercana a los 2,5 millones de euros.
  • Lanzadera de Empleo de Llodio y planes especiales de empleo en Llodio y Amurrio para contratar a 13 personas desempleadas y formar a otras 15 personas con prácticas en empresas. Estos programas, que se reeditarán este año, conllevaron una inversión de más de 250.000 euros.
  • Cursos de formación para el empleo sobre áreas demandas por el tejido productivo con un esfuerzo especial para llevar la oferta fuera de Vitoria-Gasteiz y, concretamente, a Llodio y Amurrio. También hubo una formación especialmente dirigida a personas afectadas por EREs.
  • Acciones de promoción del comercio minorista en colaboración con las asociaciones de comerciantes y hosteleros de Llodio y Amurrio, y la Federación de Comercio de Álava. Apoyo al comercio de la comarca para mejorar su competitividad y facilitar el relevo generacional.
  • Campaña del comercio local “Piensa en plural compra en singular”, con 46 comercios adheridos de Ayala.
  • Nueva propuesta turística “Entre Murallas y Viñedos” que une Laguardia y Artziniega a través de las villas amuralladas de Álava. Además, agencias de receptivo visitaron Ayala para conocer los atractivos turísticos de la comarca para incorporarlos a sus programas de viajes y visitas.
  • Financiación de la promoción turística de la comarca y apoyo al desarrollo de proyectos turísticos como, por ejemplo, la Torre de Murga a través de una estrategia integral que incluye nueva web, visitas guiadas y teatralizadas, y venta de txakoli.

Pero no solamente en materia de comercio, turismo o fomento del empleo. En infraestructuras viarias y movilidad nuestros actos también hablan por sí solos:

  • Intervención de urgencia de la A-625 entre el límite provincial con Bizkaia y Amurrio para mejorar firme, señalización y otros elementos de seguridad, e impulso del proyecto de nueva carretera entre Orduña y el polígono de Saratxo para iniciar las obras en 2019.
  • Inversión de 1,3 millones de euros para acondicionar y urbanizar dos travesías en Artziniega correspondientes a las carreteras A-2602 y A-4624, y ampliación del puente sobre el río que da nombre a esta localidad alavesa. Se ha mejorado asimismo la seguridad de otras travesías del municipio.
  • Mejora del servicio de transporte interurbano por carretera en Ayala con la incorporación de nuevos servicios y paradas en las líneas 15 (Vitoria-Gasteiz/Llodio) y 16 (Artziniega/Okondo).
  • Reasfaltado de la carretera A-624 desde la localidad de Artziniega hasta el límite con la provincia de Burgos, con una inversión de 256.000 euros. También se ha renovado el firme en otras carretas de Ayala.
  • Mejor del pavimento de las carreteras de acceso a las localidades de Menoio y Madaria, y del puerto de Orduña.
  • Gestiones con la Diputación Foral de Bizkaia y el Ayuntamiento de Gordexola para eliminar los resaltos que existen en este término municipal y que afectan a quienes viajan desde Artziniega.

 Pero también tenemos otros en cartera como:

  • Establecer una oficina foral en Ayala para estar más cerca de la ciudadanía.
  • Definición de usos de los edificios rehabilitados como convertir el Casino en un pequeño palacio de congresos.
  • Reapertura de un espacio escénico para dinamizar el ocio en Llodio.
  • Mejora de las infraestructuras de depuración del Nervión
  • Mejora de los accesos al Nervión por Délica, como ruta turística.

Álava y Euskadi mantienen los servicios públicos esenciales y lo hacen sin recortes, lo hacen creciendo las partidas destinadas a ellos. Otro tanto ocurre con las políticas sociales.

Hemos pasado unos años muy duros en el empleo y en los derechos sociales pero hoy estamos saliendo de ese pozo porque está creciendo la economía, porque aunque todavía no se reparte con la igualdad que deseamos, sí se reparte con más igualdad y con más derechos de lo que les gustaría a las derechas y de lo que ocurriría si no existiéramos los socialistas.

Estamos comprometidos con la ciudadanía y con el tiempo que vivimos buscando siempre mejorar en términos colectivos, y eso también nos diferencia de otras izquierdas más preocupadas con aparentar que con resolver.

Es fácil diseñar discursos amables y expansivos. Es fácil desear lo mejor al prójimo. Es fácil publicitar deseos.

Es realmente difícil comprometerse, arriesgar, resolver, influir en los márgenes de la política. Cuando se hace no se contenta a todos porque en una sociedad plural hay objetivos contradictorios, límites en los recursos y concesiones necesarias, sobre todo cuando no disponemos de una mayoría suficiente para tomar las decisiones. Pero solo así se consiguen acuerdos en los que todos los sectores sociales se encuentren representados.

Los socialistas no estamos en este mundo para predicar, estamos para decidir cómo repartir trigo.

No estamos para dar testimonio de las mejores resoluciones. Estamos para hacer realidad lo que defendemos, para hacer crecer y avanzar la igualdad y la solidaridad.

Si con los apoyos ciudadanos que hoy disponemos hemos llegado hasta aquí es evidente que con más mejoraríamos colectivamente mucho más.

Donde gobierna la derecha con suficiencia, las pensiones, la sanidad, la educación, el empleo, la negociación colectiva, los derechos, la justicia social y la solidaridad peligran.

En los Gobiernos donde participamos los socialistas, se nota en el resultado. Con los socialistas las pensiones crecieron y se revalorizaron, la educación y la sanidad se universalizaron, se ayudó a los dependientes a mejorar en autonomía, se hacían convenios colectivos y se respetaban los derechos sociales, laborales y sindicales.

Los socialistas siempre nos hemos guiado por el interés público, por lo colectivo, por las políticas que incluyen a la ciudadanía sin distinción.

Caminar por la izquierda es siempre difícil porque al tiempo que resolvemos un problema nace otro. Detener la presión de la derecha para hacer de las políticas públicas un negocio, cuesta. Proteger a los más vulnerables no es fácil. Proteger a quienes se persigue, se ataca, incluso se mata, es una tarea ardua.

Defender y proteger al diferente por su lugar de origen, al refugiado que huye de la guerra y la miseria, al marginado de la falta de oportunidades, al niño de su indefensión, a la mujer de la violencia machista, es nuestra razón de ser, y es con lo que seguimos comprometidos y empeñados.

En este encuentro de compañeros y compañeras hay alegría, vivencias y esfuerzos a compartir, hay ganas de disfrutar y como siempre hay más compromiso si cabe por hacer una sociedad mejor, una sociedad que para ser mejor necesariamente tiene que ser más socialista.