7 oct

Somos la izquierda que acuerda, comparte, suma y resuelve

Un Congreso siempre es un momento especial en la vida de un partido.

Un Congreso es ese momento en el que damos cuentas de lo hecho, en el que debatimos y mejoramos nuestros objetivos, en el que actualizamos nuestra estructura, en el que renovamos ilusión y fuerza para esta noble tarea de defender y practicar la igualdad.

IMG_2739

Un Congreso es también un momento de encuentro y de recuerdo, de rencuentro entre nosotros y nosotras. De recuerdo hacia quienes por distintas circunstancias ya no pueden estar con nosotros y que, esperando me permitáis esta licencia, voy a simbolizar en tres compañeros, Fernando Buesa, Irene Novales y Amado Ascaso.

Para todos y todas, para quienes estáis y para quienes no pueden estar, mi gratitud por todo lo hecho. Con todos vosotros y con todas vosotras mi mejor y mi mayor deseo de seguir trabajando y avanzando codo con codo.

IMG_2651

Compañeros y compañeras, cerramos hoy un periodo político y empezamos otro.

El tiempo que dejamos atrás viene marcado por la desigualdad derivada de la crisis económica, por la persistencia de guerras que producen terror y éxodos, por la creciente tensión militar, por el debilitamiento de la Unión Europea, por la crisis política e institucional en España, por la fragmentación de la izquierda, por la crisis y recuperación interna del PSOE.

El mundo no atraviesa sus mejores momentos, sus habitantes así lo sentimos, los problemas se multiplican, y por ello estamos aquí, porque queremos resolverlos desde una perspectiva progresista, porque queremos ser dueños de lo que nos pase, porque nos sentimos útiles y necesarios, porque estamos convencidos de que en el Socialismo hay respuestas a tantos males, hay una esperanza para mejorar colectivamente, y hay una nueva oportunidad para corregir errores.

La crisis provocada por los excesos del capitalismo, ha acrecentado la desigualdad, reduciendo el empleo, rebajando salarios, recortando recursos públicos, reduciendo pensiones. Otra política de reparto se hace necesaria y solo desde el socialismo se podrá aplicar la solución.

IMG_2640

Las guerras, el terrorismo internacional, los éxodos, han puesto de manifiesto que la ayuda humanitaria, que la solidaridad, hoy por hoy es más una teoría que una práctica. Y para invertir esa situación el Socialismo se hace necesario.

La creciente tensión militar, sustentada en las locuras de los mandatarios de Corea, EE.UU. y Rusia, precisa de alegatos y prácticas políticas basadas en los derechos humanos, la libertad, la paz, la convivencia entre diferentes, que son parte de la razón de ser del socialismo.

La debilidad actual de Europa como Unión de ciudadanos y ciudadanas en progreso, es fiel reflejo de la pérdida de liderazgo de la izquierda, que el socialismo debe recuperar.

La crisis de la España de las Autonomías, más focalizada en Cataluña, y la incompetencia de la derecha nacionalista reconvertida en antisistema y la derecha española parapetada tras jueces y policías, para aplicar soluciones, hace más necesaria la alternativa Socialista.

La fragmentación de la izquierda que ha permitido que hoy en España gobierne el Partido Popular en vez del nuestro, se superará antes cuanto mayor sea la fuerza del Socialismo.

La crisis y recuperación del PSOE, nuestra crisis, la que hicimos con nuestros errores y equivocaciones, hoy está reconducida y con expectativas de recuperación también en la sociedad.

Compañeros y compañeras, con este relato quiero resaltar que las razones que nos llevaron a nacer como partido y que nosotras y nosotros ahora sostenemos, en esencia son las mismas, y aunque su expresión sea vista con otra modernidad, siguen siendo la libertad, la solidaridad y la justicia social.

Y a esto es a lo que nos dedicamos en nuestra actividad diaria, en el espacio de nuestra escala política e institucional, de nuestras competencias, de nuestra dimensión, de nuestras capacidades.

Hoy el Partido Socialista en Álava, y en Euskadi, comparte responsabilidades de Gobierno, compartimos liderazgo institucional, para proteger avances y derechos, para practicar en los espacios de la política la igualdad, para extender la solidaridad, para preservar la convivencia entre diferentes, para que la pluralidad de la sociedad no se vea amenazada por el uniformismo de la derecha y del nacionalismo, para superar las heridas que nos dejó el terrorismo de ETA y para ensanchar la democracia con la atención necesaria a sus víctimas, y para que lo acontecido nunca más se vuelva a producir.

Los socialistas en Álava estamos siendo decisivos para crear empleo público, para impulsar la creación de empleo privado, para ejecutar inversiones públicas, para mejorar servicios, para mejorar infraestructuras, para ayudar al comercio, para aumentar el turismo, para encauzar las relaciones sociales y laborales con los funcionarios públicos, para producir entendimiento y acuerdos con las demás fuerzas políticas que no forman gobierno, para que haya presupuestos y así se devuelva a la ciudadanía sus impuestos con políticas públicas, para que las instituciones funcionen con normalidad y sin tensiones innecesarias.

No hay mayor satisfacción en política que la de recibir el agradecimiento de quienes, a través de las lanzaderas de empleo que hemos puesto en marcha, ya están trabajando en su propio negocio o por cuenta ajena gracias a la formación recibida.

No hay mayor satisfacción en política que la de recibir el apoyo de la ciudadanía y de sus representantes cuando les mejoras esa carretera para hacerla más segura y mejor, que cuando les aumentas y mejoras el transporte público.

No hay mayor satisfacción en política que la de generar oportunidades con las ofertas públicas de empleo que estamos llevando a cabo en Vitoria y Álava.

ALAVA ROJA

No hay mayor satisfacción en política que la de asegurar que las políticas sociales llegan a la ciudadanía, y llegan a quien de verdad las necesita.

Satisfacción que los socialistas siempre gestionamos con moderación, porque la tarea de la igualdad, la solidaridad, la modernidad, el progreso, siempre es una tarea inacabada, para la que todos los esfuerzos y recursos son pocos.

El Partido Socialista es una organización de acción. De transformación de las desigualdades en igualdades. De soluciones. De utilidad.

Y un partido que es así, es un partido que se moja, y que se desgasta. Un partido que sufre. También un partido que se recupera, que se renueva, que mejora, que se revaloriza.

Y porque así ha sido en el tiempo, así es en la actualidad, así somos el partido con más edad y con más historia de cuantos existen, y así seguiríamos por tiempo indefinido.

Compañeros y compañeras, nos llamamos así entre nosotros y nosotras porque nos relacionamos desde el compañerismo y la lealtad, porque formamos parte de un colectivo para mediante la unión tener más fuerza, la fuerza de la razón, la razón de la igualdad con la que estamos comprometidos.

Utilizar, utilizamos, esa razón y ese comportamiento para mejorar el trabajo colectivo, para fortalecer la igualdad, para renovar y ensanchar el compromiso.

Por todo ello, gracias de corazón, de corazón socialista.

Gracias por vuestro trabajo, por vuestra militancia, por vuestra disposición y por vuestra confianza.

Una confianza expresada en el apoyo a la Comisión Ejecutiva, al Comité Provincial, y a mí elección.

IMG_2685

Hemos actualizado la política y renovado la dirección.

La nueva Comisión Ejecutiva incorpora juventud a la madurez y la experiencia. También hemos generado nuevos espacios de trabajo con nuevas responsabilidades. Mantenemos la igualdad de hombres y mujeres. Combinamos el trabajo en el partido con el trabajo institucional. Establecemos una relación con las Agrupaciones para que también trasladen sus inquietudes y aportaciones.

Quiero señalar como información que he invitado a mi rival en las primarias, compañero Javier Martínez, a que continuara en la Comisión Ejecutiva. Ha declinado la invitación y respeto su decisión.

De nuevo gracias por vuestra confianza a todo el equipo de dirección.

Compañeros y compañeras, la política es árida, es difícil.

La sociedad está recorrida por desigualdades, injusticias, intereses contradictorios.

En nuestra sociedad no son pocos los que defraudan en sus impuestos, los que abusan del poder, los que predican y practican la xenofobia, los que recurren a la violencia.

En nuestra sociedad no son pocos los que ni reparten ni comparten, los que se escaquean, los que miran para otro lado.

En nuestra sociedad no son pocos los que siguen soñando con imponernos su modelo de país, su concepto de la cultura, sus particulares sentimientos.

22221571_1492009547548722_6424256031062376157_n

Los socialistas lo sabemos bien porque lo sufrimos y porque somos los comprometidos con revertir esas adversidades.

Ser socialista no es fácil.

Porque un socialista conoce la naturaleza de los problemas, tiene las soluciones, pero en demasiadas ocasiones le escasean los recursos y las circunstancias para aplicarlas.

Porque cuando los recursos son escasos practicar la solidaridad es impopular.

Porque cuando todos no cabemos en las ventajas del sistema, querer repartir está mal visto y se hace peligroso.

Porque cuando luchamos contra el fraude fiscal o contra cualquier otro fraude, pisamos callos a los poderosos y se nos revuelven.

Porque cuando decimos que nuestra “Patria es el Mundo” y que el socialismo no tiene fronteras, los radicales nos señalan.

Gracias porque a pesar de estas dificultades no cejáis en vuestro empeño de alcanzar esa sociedad más justa y más inclusiva para toda la ciudadanía.

Gracias porque con vuestra entrega, dejarse la piel en la política merece la pena.

Sentiros orgullosos y orgullosas de ser socialistas.

Sentir el orgullo de haber elegido servir a la ciudadanía con los valores del socialismo.

La responsabilidad que cada día los socialistas renovamos con la ciudadanía, no es la más cómoda de las responsabilidades pero si la más edificante.

La actividad política hace hoy demasiadas aguas y eso conlleva que muchas personas pierdan la perspectiva de lo colectivo y se sumen a lo que parece más rompedor, porque rompiendo algo parece que uno se alivia.

La actividad política de hoy también ha desplegado una nueva ola de insolidaridad donde había solidaridad, que generalmente suele expresarse mediante “el sálvese quien pueda”.

Ser socialista implica defender cada día la libertad, la democracia, los derechos y las oportunidades, porque nada de lo conseguido ha venido para quedarse si no lo defendemos y protegemos constantemente.

Gracias por, a pesar de todas estas dificultades, querer ser cada día más socialistas.

IMG_2724

El Territorio Histórico de Álava, comparado con otras zonas del país, del continente o del mundo, tiene importantes fortalezas.

Tenemos más industria, más empleo, más servicios, más políticas sociales, más calidad de vida.

Esto es verdad y además hay que mejorarlo.

Pero también tenemos debilidades.

Porque también tenemos, desempleados, rentas bajas, marginados, personas que sufren injusticias por diversos motivos.

Porque también tenemos personas que esperan una oportunidad para vivir con autonomía, con dignidad.

Porque también tenemos mujeres que sufren la violencia de género.

Porque también tenemos jóvenes que se han esforzado en prepararse y que no pueden devolver a la sociedad su formación por la falta de empleo.

Porque también tenemos pensionistas que ven peligrar su pensión.

Porque también tenemos trabajadores que no renuevan sus convenios.

Porque también tenemos dependientes que esperan una atención.

Ellos y ellas son nuestra causa y a ellos y ellas les brindamos este Congreso.

IMG_2722