25 nov

40 AÑOS DE CAMINOS DE LIBERTAD

Cuarenta años de caminos de libertad.

Cuarenta años que hoy recordamos en un Centro Cívico del País Vasco, de nuestro Pais Vasco donde lo incívico ha estado muy presente durante los primeros treinta y cinco años de estas cuatro décadas.

IMG_3667

Lo que nos ha hecho saber que la libertad nunca está para quedarse. Sólo se queda cuando se defiende y se protege. Y nunca es completa, ni está acabada, y por eso hay que ensancharla llevándola a todos los actos de nuestra vida.

Al tiempo que celebramos este acto, se suceden alrededor nuestro diversos ataques a la libertad con violencias de diferente signo, con una muy cercana la violencia de género, o con intentos de amedrentar para imponer ideas o negar identidades libres.

El socialismo es sin duda la expresión más clara y rotunda en el mundo de hoy, de libertad, de igualdad, un binomio indisoluble, que nos lleva a una autoexigencia permanente para educar en valores, que ahora expresamos con esta exposición.

Caminamos por la libertad cuando nos respetamos, cuando convivimos, cuando respetamos las reglas de la democracia, cuando usamos la palabra y sólo la palabra para tratar los problemas, cuando acordamos entre diferentes, cuando todos cedemos algo para disponer de caminos que nos conduzcan a espacios comunes, más habitables y más amables.

La libertad no se da, se toma, se gana, se comparte, se disfruta, se ejerce desde la responsabilidad, desde la colectividad. Porque no hay libertad individual si de ella no participan todos los demás.

Cada día, cada amanecer, se renuevan los caminos de la libertad construidos y se generan oportunidades para construir otros.

Caminos de libertad cimentados para que sean sólidos, con derechos y deberes.

La política es el espacio determinante para organizar, asentar, ordenar, esos caminos de libertad.

Los socialistas así lo hacemos a diario, aportando estabilidad política a las instituciones de gobierno, velando por los intereses colectivos de la ciudadanía en los Ayuntamientos, en Juntas Generales, en el Parlamento Vasco.

IMG_3689

Lo hacemos conciliando intereses contrapuestos en una sociedad plural. Evitando rupturas en la armonía social. Acordando presupuestos, garantizando el derecho a la salud, a la educación, a la atención social.

Proteger la seguridad ciudadana. Garantizar la mediación de la justicia cuando se necesita. Crear oportunidades para la autonomía personal mediante el empleo de calidad. Reducir la desigualdad, repartir mejor la riqueza, son caminos de libertad.

Perseguir y evitar cualquier violencia, entre ellas la violencia de género, son caminos de libertad.

Cuidar el medio natural, extender la movilidad, alimentar el arte, la cultura, son caminos de libertad.

En Euskadi, socialismo y libertad son inseparables. Para defender ambos valores hemos tenido que sobrevivir a la crueldad de ETA, al señalamiento de sus secuaces, a la indiferencia de buena parte de los radicales nacionalistas. Hemos tenido que hacer más cosas, como renunciar al ojo por ojo, sacar fuerzas de donde parecía que no quedaban, y defender siempre, en cualquier circunstancia, la aplicación de la ley. Porque la libertad también es la obediencia a las reglas auto formuladas en democracia.

De hecho, todos no hemos llegado hasta aquí, y por eso entre otros caminos a la libertad los hay muy tristes como el que lleva el nombre de nuestro querido compañero Fernando Buesa.

No perdamos nunca el derecho a ser diferentes porque perderemos el privilegio de ser libres.

La libertad no es más que la oportunidad de ser mejor.

Seamos libres, tengamos siempre el coraje de practicar y defender la libertad.